Dermatitis atópica Niños

Dermatitis atopica en bebes; características, síntomas y cuidados

Cuando pensamos en la dermatitis atópica o eccema, recordamos la época cuando nos la pasábamos rascándonos todo el tiempo, y es que, esta enfermedad es más frecuente en niños y sobre todo bebes con pocos meses de edad. Los padres que tienen que afrontar este mal deben lidiar con la irritabilidad, cansancio, falta de sueño de sus vástagos, que a su corta edad deben padecer este mal.

Como ya se explicó en un artículo anterior, aquí, los factores desencadenantes aún no están esclarecidos sin embargo la picazón, descamación, engrosamiento de la piel y otros síntomas son característicos del eczema, inclusive se levantan pústulas las cuales forman costras e algunas partes del cuerpo.

Es posible que este mal aparezca los primeros meses de vida del lactante, manifestándose predominantemente en los cachetes o mejillas, pecho, piernas y brazos, inclusive la espalda si es que no se tiene el cuidado respectivo; ya cuando se pasa el año o inclusive la edad de dos años las lesiones son más típicas en los plises del cuerpo, es decir en las dobleces de piel entre los codos, cuello, axilas, pies, orejas, etc.

Cuando se trata de bebes, su delicada piel es susceptible de irritaciones, escaldaduras, enrojecimientos, etc., que puede aparentar ser simples malestares causados por la ropa, baños, manipulación y otros, sin embargo, cuando se trata de eczema, además del enrojecimiento de la piel se podrá sentir un picor punzante, que él bebe en la mayoría de los casos intentara rascarse (sin éxito debido a su edad) y ante la impotencia de no poder hacerlo estará irritable, llorando, inquieto e incómodo; entonces será necesario revisar la piel del bebe y verificar su hidratación, descartar que dichas irritaciones no se trata de alergias comunes a la ropa sintética, algún producto o animal. Además se deberá cuidar que se encuentre en un lugar limpio y cómodo. Un factor importante es evaluar el malestar y decidir si merece un cuidado simple o cuidados médicos por parte de un especialista, no es bueno subestimar el mal que puede ocasionar esta enfermedad debido a las infecciones, entonces, cuando a simple vista el eczema se vea severo es siempre mejor que un especialista oculte al infante para determinar el tratamiento a seguir.

Una vez identificado el malestar y descartadas otras opciones se deberá proceder al cuidado preliminar del bebe comenzando por la limpieza y la hidratación que siempre tiene que estar presente a través de los baños, cuidando no abusar de los mismos, ya que se quita de la piel además de la suciedad las secreciones naturales encargadas de la hidratación de la piel. Se debe usar cremas hidratantes suaves, que no tengan alcohol, perfumes o algún irritante. Evitar las temperaturas extremas tanto de calor como de frio porque es bien sabido que resultan irritantes. Cuidar la alimentación la cual es primordial a cualquier edad, evitando comidas chatarras y alimentándolo preferiblemente con leche materna que tiene todos los nutrientes necesarios para desarrollar su sistema inmunológico.

Si el malestar persiste se debe acudir inmediatamente al dermatólogo de cabecera, quien identificara el tipo de eczema o dermatitis atópica que sufre el infante y administrara según el caso, corticoides, inhibidores tópicos de calcineurina, antihistamínicos o antibióticos.

Para culminar es mejor seguir los siguientes consejos. Verificar que el eczema no es de gravedad, y aunque no lo fuera, a largo plazo se debe llevar al bebe a un especialista para el tratamiento correspondiente por si se trata de alguna alergia u otra enfermedad, cuidar la higiene del bebe mediante baños regulares cuidando que los productos de baño no sean irritantes o con un ph elevado, evitar la ropa de fibra, lana, prendas que puedan irritar la piel.

Este tipo de enfermedad desaparece a lo largo de los años, generalmente la mejoría se puede evidenciar pasados los dos años de edad, activándose esporádicamente debido al estrés o factores ambientales como el calor, la sudoración, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *